Conecta con nosotros

Colombia

Las denuncias del exgobernador Benito Osorio contra Mario Iguarán y José Félix Lafaurie

Lo más grave que dijo ante la JEP el exgobernador Benito Osorio sobre el presidente Fedegán, tiene relación con la elección de Mario Iguarán como fiscal general de la Nación.

De acuerdo con el relato del exgobernador de Córdoba Benito Osorio, que es de carácter reservado, pero ha sido revelado por Noticias Caracol, Lafaurie se reunió al menos en dos ocasiones en el año 2005 con el comandante paramilitar Salvatore Mancuso para que financiara la campaña de Mario Iguarán para ser elegido como Fiscal General de la Nación.

A cambio de ese apoyo, según su testimonio, Iguarán nombró en un alto cargo del ente investigador a la esposa de Lafaurie, la actual senadora María Fernanda Cabal.

El testimonio de Osorio contra José Félix Lafaurie ha sido reiterado por años ante la Fiscalía y ante los tribunales de Justicia y Paz, pero esta última declaración ante la Jurisdicción Especial de Paz JEP es la más completa de todas.

Empezó pidiendo que se investigara la designación de José Félix Lafaurie como presidente de Fedegan porque, según Osorio, hay informaciones de que ese nombramiento sucedió bajo la presión de Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40′.

De acuerdo con Osorio, Lafaurie, quien no se ha pronunciado, le habría pedido en 2005 al exjefe paramilitar que financiara la campaña de Mario Iguarán para que llegara a la Fiscalía General, cargo que obtuvo por cuatro años.

PUBLICIDAD

“Allá llegamos y después de los saludos protocolarios, Lafaurie le dijo: yo vengo de parte del Gobierno Nacional, vengo de parte de Sabas Pretelt, ellos consideran que el fiscal general de la Nación debe ser Mario Iguarán y no Jorge Pretelt”, dice Osorio en la declaración.

El encuentro entre Lafaurie y Mancuso habría tenido como finalidad convencer al exjefe paramilitar de que financiara la campaña de Iguarán, pues sería mucho más benéfico para las autodefensas durante el proceso desmovilización y sanción bajo la Ley de Justicia y Paz.

Además de la incidencia paramilitar en la elección del exfiscal Mario Iguarán, Osorio ya había reconocido su responsabilidad en los desplazamientos que se presentaron en Tulapas (Urabá antioqueño) entre 1995 y 1997 donde, según dijo, ganaderos, accionistas y directivos del Fondo Ganadero de Córdoba apoyaron la iniciativa de la casa Castaño de adquirir tierras en Urabá mediante un despojo de tierras, ratificado como tal en 2015 por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Además se refirió a los pactos que se hicieron entre miembros de la Fuerza Pública y los dirigentes paramilitares, al igual de cómo incidían las Autodefensas Unidas de Colombia en la vida política del departamento de Córdoba.

Según Benito Osorio, la relación del fondo con los paramilitares iba más allá del negocio de Tulapas. Los agremiados permitían la presencia de los paramilitares en sus tierras, incluso les pedían autorización para contratar a sus trabajadores.

PUBLICIDAD

“La gente que llegaba a trabajar al fondo ganadero tenía que tener el aval y la anuencia de las autodefensas. Cuando comenzamos a trabajar que entramos con 300 hombres, todos nos los mandaban en camiones de la casa Castaño y las personas tenían que pasar el visto bueno de gente de las autodefensas” aseguró Osorio.

Esta cercanía entre los paramilitares y los empresarios ganaderos, dijo, no se limitaba a Córdoba, y ocurrió incluso en el Federación Nacional Ganadera, Fedegán. Es imposible desligar a ese gremio ganadero de las Autodefensas Unidas de Colombia.

“Generalmente los comités de los diferentes departamentos tienen o tenían en ese momento apoyo de quienes estaban al frente de los grupos de autodefensa. No se puede de ninguna manera separar a Fedegán de las Autodefensas Unidas de Colombia” puntualizó Osorio.

Las relaciones de Benito Osorio con el paramilitarismo contribuyeron a que se convirtiera en uno de los hombres más poderosos de Córdoba. Llegó a ser gobernador encargado del departamento durante 17 días a comienzos de 2008, un cargo al que tuvo que renunciar porque los medios de comunicación revelaron sus nexos con los paramilitares.

“A mí el presidente Álvaro Uribe me encargó de la gobernación de Córdoba en un periodo donde había algún inconveniente, sin consultarme nada. Yo me doy cuenta cuando me llamó Carlos Holguín Sardi y vi en la página de la presidencia que estaba colgado mi nombre como el gobernador de Córdoba que había encargado el doctor Álvaro Uribe para esa época” dijo Osorio.

PUBLICIDAD

Osorio está condenado a 19 años de cárcel por numerosos delitos entre ellos desplazamiento forzado de población civil, lavado de activos agravado, testaferrato, concierto para delinquir y destrucción de bienes.

Comentar sobre esta nota
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD