Connect with us

Judicial

Dos de los hombres armados que intimidaron a periodistas de El Heraldo son protegidos por la UNP y tres eran escoltas

La Unidad Nacional de Protección (UNP) ha revelado que dos de los cinco hombres armados que ingresaron a las instalaciones del periódico El Heraldo en Barranquilla y exigieron hablar con su directora, son protegidos por la entidad, mientras que los otros tres eran escoltas.

La Unidad Nacional de Protección (UNP) informó que dos de los hombres armados que ingresaron a las instalaciones del periódico El Heraldo en Barranquilla, Colombia, y exigieron hablar con la directora del medio, Erika Fontalvo, para publicar una autoentrevista de su líder, alias Digno Palomino, eran protegidos por la entidad. Los individuos fueron identificados como Alberto de Jesús Henao Peralta y Alexander Martínez Orozco. Los otros tres hombres eran escoltas.

La UNP, a través de su cuenta de Twitter, detalló que Alberto de Jesús Henao Peralta, identificado como periodista y que forma parte del programa de protección desde 2014, y Alexander Martínez Orozco, perteneciente a una comunidad indígena y que está en el programa desde 2021, disponían de medidas de protección. Según la entidad, los protegidos son responsables del uso de las medidas y esquemas de protección, y les corresponde a las autoridades de justicia investigar y determinar los asuntos judiciales en que se vean comprometidos.

El incidente ocurrió el lunes 27 de marzo, cuando tres hombres armados ingresaron a la recepción del periódico y pidieron hablar con algún periodista o con la directora del medio. Mientras tanto, los otros tres hombres se quedaron afuera custodiando la entrada. Ante la situación, tres periodistas salieron para hablar con ellos, momento en que los ilegales explicaron que tenían un mensaje “importante” de parte de alias Digno Palomino, un criminal acusado de levantar escuelas de descuartizamiento en los barrios pobres de Barranquilla. Según sus voceros, su intención es sumarse a la paz total del Gobierno de Gustavo Petro.

Los sujetos no hablaron con Fontalvo, pero exigieron que se le entregara su mensaje. La denuncia de lo sucedido solo se conoció hasta este martes cuando la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) emitió un comunicado rechazando lo sucedido y alertando por el aumento de amenazas a los medios de la capital del Atlántico.

El Heraldo, tras el informe de la FLIP, se pronunció sobre la amenaza y, de paso, informó que no es la primera intimidación que recibe, ya que ha venido siendo objeto de presiones e intimidaciones de actores armados ilegales que por distintos medios intentan divulgar sus mensajes, exigen entrevistas o buscan hacer llegar contenidos a través de terceros.

Advertisement
Comentar sobre esta nota
Advertisement